viernes, 23 de mayo de 2008

LEOPOLD BLOOM PIENSA EN MOLLY



desde dónde viene este desorden en la voz y estas ideas que enjuician a este cobarde hincado y hundido en una desesperación sin armas donde cada propósito o cada idea de cambio atraviesa las puertas de algo que está en tránsito continuo y donde soy incapaz de echar mi cuerpo por un deseo de personas en un amor genital y particular que evite que cada día sea un castigo alrededor de esta pared dondehaydemoniosqueescalan y hay uñas que desgarran mis pensamientos y me parten dentro del mundo ordinario al que estoy despertando en un difícil reconocer que deja ver a las cosas derramadas o simuladas en instantes de hemorragia en-ese-oscuro-acertijo-de-cosas que se enfrentan con el lenguaje fruto del delirio y el sueño mientras pienso y calculo la distancia con mi fragilidad atropellada por miles de pensamientos inútiles al paso de la más compleja máquina del deseo que es tan frágil que se quiebra

1 comentario:

Chicaborges dijo...

De Molly Bloom, la última parte de su soliloquio. Mi parte favorita.

I put the rose in my hair like the Andalusian girls used or shall I wear a red yes and how he kissed me under the Moorish wall and I thought well as well him as another and then I asked him with my eyes to ask again yes… I put my arms around him yes and drew him down to me so he could feel my breasts all perfume yes and his heart was going like mad and yes I said yes I will Yes.

Felicitaciones por tu próxima entrega. L.