lunes, 23 de junio de 2008

ESCRIBIR EN LÍNEA RECTA



Lo único que fluye es lo que cae,
lo tangible, calarse y
destruirse. Lo posible.
Un cerco.
Las palabras son un cer
co de asombro.
Prolonga
ción, gusto tacto, sentidos ac
umulados.
Palabras.
Aullido e historia de un aullido.
Cama, ciego impávido.
Sin absoluto remedio, la vida se ha des
do
bla
do
en el noctambulismo.
Dominio plás
tico, predeterminación de a
brir la orilla de fuerza
interna. Hilo. Acto.
Exhalación de
l cansancio, sobre todas
las cosas. Razonamiento a la memoria.
Tumultos de días simulando desahogo, los daños.
La hora acompaña insoportablemente.
Duración verosímil, hipnosis que termina, lactancia de libros. Vacío.
Olor a cañería, tiembla el pisapapeles, el extraño es.
Pasado de membranas y paredes con signos de fortuitos infiernos.
Durar y seguir como pretexto el cansancio caído.
La música abre líneas dispares entre murmullos.
Mordaza cálida.
Pupila, humo, galaxia en el agua, reducción, goteo a la derrota.
Olvido,
quietud,
paredes, entre sillas
hasta los ojos.
El día incansable sella y ubica la geometría.
Sed.
Elocuente nada.
Escribir-morir-línea recta.
m
o
r
i
r

en

l
í
n
e
a

r
e
c
t
a

Pantalla y lápiz. Plataforma de aire aspirado actuante.
Los días caen.
Insoportablemente.
El sistema de la soledad.
Irregular, herida profunda.

No hay comentarios: