lunes, 21 de julio de 2008

UN NARRADOR SIN POESÍA ES UN NIÑO TONTO TRATANDO DE CONTAR UNA MALA PELÍCULA

Alguien te cuenta una película. Lo hace con torpeza e interfiere con lo que te imaginas. Te imaginas un cine, te imaginas un "patio lleno de sillones" te imaginas a todos respirando invisibles dentro del recinto. Tu interlocutor te relata lo que ve, lo que dice que ve y lo que cree que ve. Opina. Involucra su moral sobre los asuntos, además enjuicia, todo lo enjuicia con su lógica. "Buena película, vieras". Luego cuando va a la mitad decide apresurar la historia y concluir su descripción.
Total, es la historia lo que le interesa, no la forma en que puede contarla.
¿Quieres contar mal las historias? Terminarlas con un remate cómico, alargarlas hasta exasperar a quien tenga que ponerte atención.
Escribir es un oficio que busca la atención incondicional de los demás, pero cuando no cuentas nada, cuando no decís nada bueno, perdés la atención de la mayoría y tienen todo el derecho de dejarte, de abandonarte.

5 comentarios:

Alma Karla dijo...

Coincido totalmente. Sin poesía y aburriendo, qué horror, que nada sea contado. Por cierto, este fin de semana llego a Guate.

Saludos.
Alma Karla

tetrabrik dijo...

je

Wingston González dijo...

ajá. ahora entiendo porque dejo tantos libros a medias y otros no me dejan dormir. jeje.

Octavio A. Landolfi dijo...

En la literatura lo que diferencia al portador de la llama de los simples mortales no es la historia, es la forma, es el cómo, es contar la historia de un perro caminando por las calles de tal manera que cuando sea escuche o se lea seamos el perro, caminemos junto a él, nos deslizemos por la pendiente que nos ha creado el escritor.

Guillermo dijo...

La literatura da para muchas opiniones y desde Bukoski hasta Proust hay un camino que recorrer sobre palabras. La poesía es necesaria, la historia es necesaria, ...los personajes, el aburrimeinto, el entretenimiento y al final los dos ojos de un lector que sepa de qué le están hablando, y que en sí mismos contienen un estilo de lectura, son necesarios.