lunes, 27 de octubre de 2008

EL DESTINO NO SIEMPRE LLEVA UN RUMBO

Disuelto. Camino. Leo. Sigo anotando-respirando. Apagué la televisión con estática. Mi ex-madre y el gran cerco que siempre nos separó. Estoy en otro lado. Con mal carácter. Hablando tanto. Haciendo torpes explicaciones. Redactando en una sala de conferencias. Whisky con agua. Píldoras. Hielo en polvo. Nadie me conoce. Sólo me soportan. William Blake. Un buen lugar común para mi vida. Unas primeras líneas que van rotas. Perdido en el rumbo. Feliz dos veces. Luego regresar. Perdón. Suspenderme. Dormido. Borracho. Autómata. Dependiente de qué desagrado. Nuevamente. Dónde pensé el paraíso perdido- la calma aislada. El alma es un terreno desolado. La ultima conferencia, whisky con agua. El niño y el adulto retozan por todo el salón. Juegan a eso. Fiebre por fin gloriosa de escribir. Puerca vanidad. Se llega a ella de boca en boca. De mano en mano, como un billete, así llega. Medicina Amarga, saliva espesa. Joven y estúpido, soltando la lengua y viajando en convicciones pálidas, parafraseadas. Peleando contra el clima en los hoteles de la sobriedad. Sobriedad de salones vacíos. Todas las fotos falsas. Las imagen que inventa otra persona en nuestra imagen. El primer reflejo. Mudándome de ambiente. La atmósfera y la gente. Discos plateados. El contacto con las cosas que no dicen nada de mí, de nosotros. Memoria emputecida. Fotografías: historia. El nombre instalado en un diccionario enciclopédico. Hacerse un monumento diario, a diario. Sentarse junto a funcionarios acéfalos. Abrir con palabras decorosas odiosos congresos de literatura. Usar tres lentes. No orinar parajes simbólicos ni monumentos ni estatuas. Los malos trabajos. El destierro. Las parejas que se van o se hacen ancianas incluso. Incluso la noche que cae sin gracia. Dormir con el contacto de una pastilla bajo la lengua. Ir con un libro como amuleto. Hacerse de ideas nuevas. Exponer cosas fáciles de forma complicada. Insignificancia, insignificancia: (dos puntos fragilidad). Qué miedo existe a saberse distinto. Estar disuelto. No concordar con una célula y pensar que subir al altar de la inteligencia es conquistar un imperio. El afecto es sólo sencillez. Cada mañana espero que el jugo esté puesto en la mesa, que alguien me abra las cortinas. Espero la noche para despertarme a las cinco. La rutina hace que me levante temprano para sentir que moriré pronto. Buscar el agua fría. Luego adelgazar frente a la pantalla cubierta como un espejo. Desde que no existe impedimento para las manos, la fantasía es simple voluntad. Pienso en Alicia llorando en un rincón oscuro donde se rodea de seres que en el País de las Maravillas son los conductores de su destino. La rabia de no tener voluntad. La fertilidad es un violación. El morbo es intuir. Después del miedo uno se queda solo. Después del miedo uno se queda registrando las cosas. Viene el desvío en marcha. Entonces salgo a recoger el periódico y vuelvo mi vista hacia fuera. Hace frío. Las mañanas siempre distraen. Ovidio lo ve: “No debemos considerar más que el amor y los placeres; debemos creer que todo está permitido tomando por ejemplo a los dioses”. La gente sigue descansando. Las preguntas. Las preguntas siguen. Un perro que cruza la calle. Escurridizo. El destino lo ponen otros. No abro el periódico por convicción propia. Ahora, en este lugar anoto en las páginas. Este cuarto de gente que jamás conocí. El dinero que viene y va. La oscuridad en que veo. El aire acondicionado. El ruido horrible de los niños jugando. Todo lo demás. Pseudo filosofía. Puro intuir el tráfico de la lógica. No dormir y quedarse vigilando. La vida entre las grandes constantes. Hacer un registro y revelar una y otra vez la misma a fotografía. Ser amado y odiado al mismo tiempo. El arte de ser herido. Un derrame en el pulmón izquierdo El drama está en el periódico que leo en este preciso momento. La delicada gota de sudor frío. La fotografía del semen. La lágrima por construir, el banco de corbatas. Gobiernos ancianos y generaciones de detergentes. Café. Un poco de satisfacción. La soledad de este cuarto. Luego envejecer. Toda la existencia encerrada en pequeños préstamos. Ser validado como persona. El tiempo es dinero. Las frases. Escribir. La locura que la gente gusta aglomerar en sus manifestaciones. Realmente un poeta es el tipo más aburrido del mundo. Música japonesa hasta las 3 de la mañana. En la orilla de luz no hay otra escritura. Ni piedad retórica. Ni posibilidad que lo mejor de mí me sobreviva. A muy pocos nos es dado el privilegio de no escribir nunca.

3 comentarios:

MarianoCantoral dijo...

magistral, a mi me han dicho: "Realmente un poeta es el tipo más aburrido del mundo", pero ese aburrimiento y ese tedio es alucinonado...

Socialismo Virtual de Guatemala dijo...

SE PARTE DEL MOVIMIENTO DE "SOCIALISMO VIRTUAL" UN MOVIMIENTO INTELECTUAL!!! www.socialismovirtual.blogspot.com CONTRASEÑA: guatemala

Socialismo Virtual de Guatemala dijo...

SE PARTE DEL MOVIMIENTO DE "SOCIALISMO VIRTUAL" UN MOVIMIENTO INTELECTUAL!!! http://socialismovitual.blogspot.com/ CONTRASEÑA: guatemala