lunes, 1 de diciembre de 2008

EL CONVIVIO




10:45


Los preparativos: caminar hasta Paiz. Luego, canastita en mano, dirigirse hacia los licores. Dos botellas de Venado XL, para las traidas, pasillo 2, chicharrones y Cocas.
Con las botánicas debidamente empacadas en bolsas amarillas, Manuel y Tono, se dirigen al Ministerio. Hoy está de turno el agente buena onda y los deja entrar sin registrarlos.
En la oficina ya están todos, la Yoli puso los vasos, Mirella el mantel, Claudia termina de despachar expedientes y Gonzalitos conecta la grabadora y pone un cd de Bronco. Echan llave a la puerta para que no lleguen a molestar con papelería urgente.


12:45


La segunda botella va por la mitad. El jefe ya no llegó, dijo que iba a irse directo al restaurante. Manuel se sirve otro trago y le sirve a Yoli, a Mirella y a Claudia (la practicante que se quedó con puesto de 029). La plática está relajada. Gonzalitos abre y cierra su escritorio obsesionado con una factura que está seguro llevó a Financiero.


12: 59


Las mujeres en el baño: Yoli le presta a Mirella su crayón Rosa Mística.
Olor a fijador de pelo y desodorante aerosol.


13: 20


Todos apretujados en el carro de Gonzalitos (Datsun 1977).


13:28


Restaurant con marimba en vivo, casi no se puede hablar. El Licenciado ya está en la mesa y pidió:
una botella de Old Friend
una orden de frijoles volteados y guacamol
un muñeco de Tortillas
hielo
acuerda con el mesero que espere para servir el menú y que la factura la saque a nombre del Ministerio y que lo demás corre a cuenta de los empleados.


13: 55


Todos están sentados frente a sus vasos cargados de hielo y trago, se piden cortésmente que les pasen la canasta de las tortillas. La plática está llena de anécdotas y chismes del edificio.


14: 30


La comida ha llegado. El Licenciado pide que le lleven un cuchillo para cortar la carne y pide otra botella.
Gonzalitos le pregunta al jefe si no ha ido a San Marcos. El Licenciado le responde que no y que le parece que el pueblo se está perdiendo por el narcotráfico y las maras. Manuel finge interesarse, da un dato estadístico de muertos en asaltos a buses. Todos hacen miradas de indignación. Pero el Jefe dice que es el resultado de mala administración, que se necesita "mano dura" y que eso solamente un militar es capaz de ofrecerla.
Las risas de Claudia y de Mirella interrumpen la seriedad del tema. El Jefe interroga y ellas responden que se están riendo de que Gerson del archivo ayer se cayó de las gradas y que por poco bota al ministro que iba hablando por celular.
Tono hace un chiste y dice la primer mala palabra. Manuel dice la segunda.

14:42


Otra botella, Yoli la destapa y se ofrece a servir otro traguito. Gonzalitos es el único que no acepta.

15:50


Otra botella y más bocas.
Yoli saca a bailar a Manuel. Tono está riéndose y se pasa a sentar con Claudia. Mirella se pone a hablar con el Jefe. Gonzalitos tamborillea sobre la mesa siguiendo el ritmo de "Jugo de Piña"

16: 48


Más Whisky. Gonzalitos ya se va, Tono le pide que se quede un poco más, pero no acepta.
El jefe ya no tiene la corbata y bajo la mesa le agarra la pierna a Mirella. Yoli Sigue sirviendo los tragos. Tono casi promete hincársele a Claudia si ella no le hace caso.

17:30


La mesa es la más escandalosa. Los meseros los observan a distancia. El jefe pide otra botella pero de Johnnie Walker.

18:42


Claudia se va al baño a vomitar. Tono está doblado sobre la mesa.
El jefe está a punto de demostrar que es un hombre joven y vigoroso, así que se tira al suelo y comienza a hacer despechadas, Yoli le sostiene el saco y con Manuel se las cuentan en voz alta. Mirella trata de no reírse demasiado, sabe que lo hace por ella.

19:36


El Jefe se levanta y le ofrece a Mirella irla a dejar. Claudia y Tono llevan media hora besándose. Yoli le pregunta a Manuel si quiere seguir en su casa.
Cuando se levantan les cuesta mucho trabajo incorporarse.
El mesero lleva la factura y se reparten ciertos gastos. Sólo los hombres ponen dinero el Jefe más y Tono, como siempre, menos.

19:55


Se despiden.

6 comentarios:

Abril dijo...

Bueno bueno! ya empezaron los Convivios!


Saludos

Gabriel Arana Fuentes dijo...

jajaja. Me recuerda a un convivio que tuve en mi primer trabajo. El que era mi jefe, Dany, contador al que le asistía, era tan gordo que al sentarse en la silla del comedor donde celebramos el convivio, se partio en tres y él cayó al piso. todos nos cagamos de la risa.

Selvin Antonio dijo...

Chilero vaa!!!

Issa dijo...

jajaj que buena historia muy real no? ajja, ya veo que escribes de todo tu poesia me encanta pero esto me entretiene muy bueno!

Luisa F.S.C. dijo...

jijiji casos de la vida real... muy real... se parece al convivio del Sindicato de trabajadores del Minfin, al que fui de invitada un par de años jajaja

::Pablo Gaitan:: dijo...

entre crudo real y loco, de todo n poco, eso me recuerda que es hora de irme a "la oficina" con yoli (precisamente) y el jefe eh!