jueves, 26 de marzo de 2009

EGO CANCERADO


(Andreas Gursky)

Son los trazos de las cortinas que vuelan y se deshilan con el aire.
Abro los ojos a ese ruido que angosta de los extremos.
Hoy me siento angular y torpe. Torpemente vivo.
Se me cancera el ego y la risa se vuelve ceniza de malas rimas.
Son casi las once y la noche marcha lenta.
La vanidad dentro de este lugar se transforma en miedo de estar afuera.
Un poema chino a lo Ezra Pound. La palabra prestada que no me deja levantar la lengua.
Y la poesía, la poesía, la poesía...
En este cuarto solitario entran miles de voces.
La vocación es una forma deliberada de irse muriendo intensamente.

No hay comentarios: