viernes, 21 de agosto de 2009

EL HORIZONTE CADA NOCHE ES UN SONIDO


(Margarita Azurdia)




*

la luna mira el farol con su línea

quisiera bajar lo necesario para hablar

sólo tiene que mostrar un poco de aire

caer lo suficientemente cerca

dejar sin luz la mitad de la tierra


*

el jardín consonántico donde me enfurecen

las calles y la noches


*

las enormes hojas parecen manos

gente unida a presión

vida

colgar de sus rejas


*

la ventana tiene quebrada la esquina

soplo de frío quema mis dedos

echarme a reír

lentes azules que tengo


*

todos los perros ladran esta noche

alarmas de carros y autopatrullas

y rumores y voces

sabes que cuesta demasiado

pagar el precio por entrar


*

a veces yo también pido una cuerda

pido que esta hoja sea solo un fantasma


apenas visitas mi noche

y te alejas de ella sonriendo



*

corvado el foco se enciende

solo

lamento no flotar

sobre el pasto contaminado


*

en medio de la noche alguien dispara

los pájaros son un lujo y el día un sacrficio

tanto demente y pobre debut


*

quizá llegue a escribir tu carta

esa carta difícil de ser hallada


palabras que se arrastran de sed



*

ciertas paredes

texturas que han quebrado

lápices de piedra


*

te deslizas primero

luego raspas un poco de luz

de los cuerpos


*

desollado o dormido

línea tras línea hasta desaparecer

signos de adicción a la vigilia

promesa de negarme a quien me llama


*

aquí es donde se pensó

alguna vez

una especie de paraíso


*

sé que tocarte es cortar la vida



*

cerrar de largo la orilla


aspirar la oscuridad


*

recuerdo estar solo y esa música

era toda la pared que tocaba


*

hay un rostro en la lámpara que

entre líneas corrige su luz

otra voz

intenta repetir en vano aquel nombre


*

el patio que ha distancia dejamos

a merced de las ventanas

la mísera tarea de estar vivos

congelados en una promesa


*

seguir siendo humo

con las pupilas

corriendo más

corriendo sin

detenerme


*

te suelto desde esta noche

llena de ojos como

arañas blancas


*

el horizonte cada noche es un sonido

puede estar allí donde sólo veo luz

o debajo de las hojas o de las sombras

quizá en el escalofrío vertiginoso

que busca en las paredes su silencio












3 comentarios:

Ana dijo...

Todas las imágenes son hermosas.

PROSÓDICA dijo...

“recuerdo estar solo y esa música
era toda la pared que tocaba”

Creo que de lo poco que te he leído, este poema, sin duda alguna, es uno de los que más me han tocado el alma. Está escrito en “código”, pero para aquéllos que padecemos del mismo mal, es un poema claro. Lo leí bastantes veces y cada vez fui encontrando cosas nuevas… bien profundas… bien tuyas; ¿o bien mías?. ¡Já!, me gusta cuando eso pasa. No suelo hablar de mí en los comentarios, pero venga, vale madres por que igual las personas se forman la idea de uno que se les ronca la gana, con la cobardía que acompaña el juzgar sin conocer directamente. Vos me entendes bien esto. Por eso, me atrevo con vos a hablar de mí en tu espacio y con la disculpa que siempre formulo al que escribe, cuando de pronto se me salen cosas muy íntimas (de quien escribe o mías) en éste tipo de espacios públicos, tal vez un tanto imprudentemente… pero en mi opinión un blog también tiene un sentido íntimo, ¿no?.

Sentí al leerte hoy una soledad forjada a puro dolor, pero sobre todo un cansancio indescriptible. AGOTAMIENTO ANÍMICO DEL MÁS SEVERO… ese que uno siente cuando apenas sigue de pie para no parecer cobarde ante uno mismo. Como me siento yo también. Tenes una sed por descansar en alguien, dejarte caer en alguien que no tenga pretensiones de ningún tipo sobre ti, que no te etiquete de entrada, con quién no sintas que tenes que ser quien espera que seas sino quien sos y punto, que te acepte con tu trayecto de vida, lo bueno pero sobre todo lo malo, te abrace fuerte, te arrulle y te diga que “todo va a estar bien”, que no se marcha y que al decirlo, te quiera igual que cuando apenas sabía tu nombre. Al igual que yo, percibí en tus letras una búsqueda por un amigo que se acerque a vos de cero y con quien compartir toda esa tristeza que se ha venido acumulando. Es decir, está uno cansado de las ideas que la gente se forma de uno y de la inevitable decepción que sienten y uno siente cuando se dan cuenta que uno sólo es humano, como el resto. Y esa constante prueba y error y prueba y error y prueba y error se convierte en autocondena, porque agota nuestra fe, nuestras fuerzas y termina uno pensando que es mejor estar totalmente sol@, pero no por que no le haga falta a uno la compañía, sino por que el estar sol@ lo hace sentir a uno menos mala persona, menos carga... resulta menos doloroso, incluso, que la lucha por ser uno mismo con alguien.

Hoy te entendí. O almenos todo lo anterior es lo que percibí de tus letras, eso me dejaron, vos sabes que casi ni te conozco. Podes borrar este comentario si de pronto, a tu criterio, raya en lo imprudente.

Un fuerte abrazo, Javier y gracias por éstas letras que me han hecho reflexionar bastante.

MarianoCantoral dijo...

ya lo dijo PROSÓDICA.