lunes, 23 de agosto de 2010

CANCIONES DE FE Y DEVOCIÓN


(Accatone/Pier Paolo Pasolini)

Me extendió la mano pidiéndome algo para ella y para el niño que llevaba en los brazos, me agarró justo cuando iba al chiclero a comprarme una cajetilla de cigarros. De un impulso le di a la madre indigente mi billete de a diez, ella respondió con mucha gratitud y me colmó de bendiciones y otras cosas lindas.

Regresé a la mesa del bar donde estaban mis cosas. Es curioso. Una sensación involuntaria comenzó a llenarme, me sentí un hombre bueno, una persona que merecía vivir, alguien que acababa de realizar algo admirable: sacrificar los cigarros de la tarde para que una infeliz pudiera comer ella y su niñito. Sonreí, di un trago a mi cerveza, sentí que debía lavarme las manos.

Mientras bombeaba el jabón líquido, levanté mi vista para verme en el espejo del baño. Me compuse algunos cabellos desarreglados, estiré mi camisa y salí de nuevo al bar. Me senté a reflexionar sobre la bondad y lo saludable que es sentirse bondadoso; los hombres grandes y poderosos son filántropos, por eso el destino los premia con prosperidad y premios Nobel, son hombres buenos que hacen buenas acciones, por eso merecen la vida, así como yo.

Terminé mi cerveza hasta la última gota y salí, había frío. Mientras buscaba las llaves de mi carro se me acercó de nuevo la indigente (ya sin el niño), le dije que no tenía más dinero que darle, ¡tan pronto se le había olvidado! Para serles sincero, admito que me molesté un poco.

6 comentarios:

tetrabrik dijo...

paso a leer y saludor signore

Byron Quiñónez dijo...

Mi queridísimo brother, esta escena se me hace que te la leí en Días Amarillos. ¿Me equivoco?

MarianoCantoral dijo...

No Byron, yo también tuve cierto deyavú y creí lo mismo, pero según recuerdo este relato ya lo había publicado Javier acá en su blog, pero esta es nueva versión, un poco modificada y ampliada.

Saludos Byron y Javier, buen relato.

Ana Valdés dijo...

hola, hece unas semanas termine de leer tus Lecturas Menores...

el Garza dijo...

Maestro... y e creerá que entre mis favoritos incluyo ruido de fondo...

M4RL0N dijo...

Cuando uno intenta ser bueno, intenta merecer vivir. Yeah Nada como las historias urbanas, tan llenas de verdades...