martes, 21 de septiembre de 2010

LA HORA DE LA RABIA (1999)


(La Chinoise/ Jean Luc Godard)

Veré nuevos rostros
Veré nuevos días
Seré olvidado

Jorge Teillier


Were lonely streets/ cold streets.”

Belly Song

Etheridge Knight


*

* *

tengo ventanas viendo al norte

bromas aplazadas

y un movimiento mecánico en los pasos


no es fácil enumerar la vida

ni todo lo reído

ni todo lo esperado


es mejor

ofrecer a otros


todo el sacrificio


y todo el ayuno


*

* *




una calle inmensa

sin semáforos

una noche queda

en lo blanco

de nuestros ojos



*

* *



somos el cuchillo sangriento
bajo la pelota radiante
unos charlatanes condecorados
unos condones rotos
unos zapatos sucios
la eme amarilla
la danza del venado y el whisky
menos que un morfema
un fonema punto
una araña
un minuto
la españa equivocada
el dolor en la cancha
el toillet del mundo
la uretra de américa


somos los escombros
somos la herencia
somos la posguerra



*

* *


desconocido como dios

transita un empleado


bodegón/ceniza


lo mismo esta mañana


lo mismo ayer


*

* *


contarás las fechas saturadas

cuando quiso llegar la sonrisa

y descubrirás

lo incompletos que vienen los días

cuando alguien se ha rendido


*

* *


ese instante congelado de voces extrañas

esos objetos arrebatados a los años breves


el siglo que habitamos

el ruido que anduvimos


en esa noche rápida

donde olvidamos todo sueño


*

* *


cuántos sitios
llevamos dentro
somos muchas calles
muchas mentiras
muchas horas inútiles




*

* *


la idea se rompe en el ojo


universo al negativo que estalla

en algún océano

o en la pupila que se refleja en sí misma


estrella líquida que bebe la noche inmensa



*

* *


breve homenaje al expresionismo abstracto


un hombre
con un saco de agujas
destruye
el símbolo de la noche
se rebela
contra la eternidad inmóvil
de un dios oscuro
que sujeta su cuerpo
a un crucifijo

3 comentarios:

Ana Valdés dijo...

somos todo lo que fuimos...
somos la consecuencia de lo sucedido.

Bueno, eso creo yo.
Un abrazo...

Alex dijo...

Buenos textos, un placer leerte.
¡Saludos!

Ana Valdés dijo...

estaba leyendo un blog tuyo de dic del 08. todo cambia hasta lo que uno dice.