lunes, 6 de julio de 2015

LA RAZÓN POR LA QUE NUNCA RENUNCIASTE





My Own Private Idaho / Gus Van Sant

Cuando tu escribes, siempre hay alguien que te dice en broma: “Aquí les presento al futuro premio Nobel” “El joven escritor tal y cual”

No lo tomas en serio.
Trabajas,
escribes con todo en contra tuyo.
No sabes por qué pero lo haces...
...
El premio Nobel seguro que no llegará.
Ningún premio llegará,
sigues con el mismo carro viejo,
con las mismas limitaciones
y de pronto aparece una persona muy joven
y dice que te lee y te admira.
Y la ves a los ojos
y sabés que ese es tu premio Nobel
y la razón por la cual nunca renunciaste.