viernes, 30 de noviembre de 2018

NOS DEJA EL DESTINO



Nos deja el destino una voz alta que no dice nada. Una actitud de ruido, masa, soledad y miedo diluido. Un brillo de huellas donde hubo luces, una calle donde se perdieron libros y  se  desnudaron paredes. Nos deja ese rostro presente en todos los cristales,  ese reflejo en el bosque de los deseos, ese dolor despierto, ese largo prisma de silencio.