martes, 18 de noviembre de 2014

NOCIONES DE HISTORIA NATURAL



Melancholia / Lars Von Trier



Pongo la cápsula en mi mano y subo al carro. La luz de la bombilla se enciende cuando detengo el vehículo, tomo un poco de ron, el licor me atraviesa y la acidez me corroe el esófago.

Pasa un ciclista, es de noche, llueve; prendo la radio, me dan ganas de llorar.

La carretera está vacía como la luna, luna con árboles. El parabrisas me recuerda algo. Pequeños animales corren espantados por la luz de los faroles, apago el switch y la oscuridad lo inunda todo, arranco y avanzo hacia el frente. Sigo avanzando, tarde o temprano llegaré al barranco (mezclar ron con la gasolina), acelerar, caer en una ciénega de lodo, hundirse, el carro comenzará a hundirse (otro trago), el fango se colará lentamente por todos lados, me inmovilizará los brazos.

Quizá mucho tiempo después, alguien me encontrará. Vendrán otros y me sacarán con una grúa, especularán sobre lo horrible de mi muerte, el pánico que habré sentido en ese instante.


A ninguno de ellos les pasará por la mente que sus rostros de curiosidad y de horror al ver mi cadáver, ya estaban meticulosamente planeados.