miércoles, 28 de octubre de 2009

PARA UNA ODISEA EN EL ESPACIO

(Yoko Ono)

Here am I floating round my tin can
Far above the moon
Planet earth is blue
And theres nothing I can do.


Space Oddity/D.B.

Su anillo lo inmuniza contra el peligro,
pero no lo proteje de la tristeza.
Surcando la galaxia del Hombre,
ahí va el Capitán Beto, el errante.

El anillo del Capitán Beto/Luís Alberto Spinetta



Cosas para llevar en mi nave espacial:


el concierto para piano y orquesta número 21 de Mozart, que

mi madre pensaba se llamaba “amor”,

y que así se llamaba.


el encendedor con la cara de mao tsé tung


un cuadernito café con el dibujo de un piel roja en la portada


mis tenis rojos


mi fiel grabadora philips plateada


una postal con los zapatos de van gogh,

                              una con la imagen del santo

                                                      y otra con el retrato de albert camus


un i-ching junto a tres moneditas de algún país subdesarrollado


las obras completas de ezra pound

(para decifrarlas en el silencio basto del universo desconocido)


aquella foto

la de ana y pablo en el parque de antigua,

riendo en una soleada tarde de marzo 





jueves, 22 de octubre de 2009

DEL ARTISTA Y SU MALA SUERTE EN LOS CARTOONS

(Chuck Jones The Great)



Stephen Dedalus con sus lentes bisoños se inclina

dentro del retrato del artista adolescente.

Sabe que la totalidad del mundo

está hecho con las migajas de nuestras vidas.


Los genios locos nunca llegan a nadie.

La vida pasa muy de prisa junto a ellos

y no logran asirla con sus manos.


¿Cómo alcanzar la velocidad del mundo?


El Coyote espera al Correcaminos.

Su intento de lanzar una caja fuerte desde el peñasco

resulto absurda y cruelmente fallido:


la sombra del pesado objeto se agranda sobre el piso.

El Coyote baja una oreja y mira al público

saca un letrero:

este es el fin.






miércoles, 14 de octubre de 2009

CRONÓMETRO DOMINGO

(Peter Land)

Seriedad de seriedades, todo es seriedad.

Un desayuno a solas:

la foto de Philip Roth desde el suplemento literario dominical,

los veinte mil caracteres que yo debería escribir todos los días

(que no escribo ni en un mes)

y el libro que acecha una manera de felicidad.


Minutos de más

viendo la película de Eisenstein que le compré al pirata

que apodamos “El Buki”

o comer pausadamente mientras repaso los versículos de Roth.


Llegar con desapego a mi rutina

de abdominales matutinos y luego

tocar el agua caliente que esparce la regadera.


¿Acaso la vida debe ser siempre

una infeliz provocación?


Aún puedo escribir.

Y puedo reírme de esto y de todo.


Me quedo con las palabras, la música, las películas,

esta caminata interminable

y todos los amarillos incidentes cotidianos.


Le dejo a los telediarios

ese saco de piedras

que hoy y eternamente

nombramos tragedia.  





miércoles, 7 de octubre de 2009

RELATO DE RAYMOND CARVER CON MI VIDA


(Elizabeth Peyton)




El motor encendido.

Tras del vidrio,

se desvanece otra vida.


El niño sonríe

mientras extiende los dedos de su mano.


Ella tiene los ojos hechos sal

y necesita estar sola -me dice.


Y yo me voy sin nada.

Sin vida.

Sin lugar tranquilo.


Pasado un tiempo

espero a cierta distancia

que ambos entren a la casa.


Un relato de Carver con mi vida.

Un adiós con socialismo-religioso

y deseos de conservación.


Con los días busco algo que ver en el cielo,

donde sólo existen obtusas figuras en las nubes

buscando anclar en el equilibrio.


Aquí abajo no hay nada

sólo ideas como ruido,

como un ruido continuo

y sin silencios.






jueves, 1 de octubre de 2009

ANESTÉSICOS LOCALES


(Nan Goldin)




Even in my dreams you have denied yourself to me

and sent me only your handmaids


E. P.


declaro la guerra
al medio del fuego
alli es donde vamos
a desaparecer

Vicentico



supersticiones de la niñez

tics

moral religiosa


miedo desde el vacío:

dormir

en las fauces

de un sofá

y desaparecer


gotera del lavamanos

que me despierta

durante días


harto de anestésicos locales

y de llevarlo todo a cuestas

y de traerlo todo en contra



decido renunciar

tomar la maleta

largarme


tarde o temprano

la verdad se libera

y sólo  queda 

soltar la cuerda